El Caballero Oscuro. ¿Acabando con los géneros?

Hace algo así como un año, hablaba en este mismo blog de la indefinición genérica de eso que se llaman películas de superhéroes. Y expresaba mi confianza en que Christopher Nolan en su anunciada segunda parte de Batman empezara a romper con lo que se estaba haciendo. A mi modo de ver, se estaban tomando personajes y traduciéndolos a imagen cinematográfica, sin tener en cuenta que no siempre tienen porque funcionar en otro medio distinto para el que fueron creados. El exito de taquilla está asegurado con dichos personajes porque cuentan con una legión de seguidores detrás que irán a ver el film sea como sea, solo por comprobar como el Tim Story de turno ha insultado el buen nombre de Galactus o como Sam Raimi se ha reido de un personaje como Venom. Porque sencillamente esos personajes no funcionan en pantalla tal y como se concibieron en el comic.

 

Nolan ha ido mas allá. Despues de una tibia “Batman Begins” (mas apreciada por cuanto veníamos de los engendros de Schumacher), con un origen de Batman coherente y donde nos damos cuenta de los problemas mentales del personaje de Bruce Wayne, pero, sobre todo, con una excelente versión del personaje de Jim Gordon como anclaje de comic y realidad, Nolan sabía que no podía seguir soslayando mas la presencia del Joker. No podía estar en la primera película, porque el Joker (anarquía) solo existe porque existe Batman (orden). Y en esta película se desata. Al Joker le da exactamente igual el dinero o la venganza. No tiene razones para hacer lo que hace. Él mismo se define como un agente del caos o un perro que persigue a los coches pero que cuando los alcanza no sabe para que lo ha hecho. Se ha hablado muchísimo de la interpretación de Heath Ledger (aun mas después de su trágico final) pero todo lo que se diga es poco. ¿La mejor interpretación de la historia del cine? No, no lo es, como tampoco “The Dark Knight” es la mejor película de la historia. Pero si está entre las mejores.

Entre medias de los dos antagonistas, Harvey Dent. Aaron Eckhart está logicamente oscurecido por la interpretación de Ledger. Pero está enorme. Tanto antes como después del trágico accidente que le convierte en Dos Caras. Dent se convierte en la mezcla perfecta de Batman y el Joker. En la busqueda de la justicia absoluta a través del azar. Y aunque solo se hable del Joker, yo cada vez estoy mas convencido de que la película trata sobre Dent, que su personaje vertebra todos los argumentos. Sensacional también Gary Oldman como Gordon, aún mejor que en la película anterior.

“The Dark Knight” es una película que sobrepasa el “género superheroico” porque no maneja los tópicos del bien contra el mal. Todo es mucho mas complicado. Batman está equivocado y el Joker es el caos. Y el único personaje con el que te puedes identificar, Harvey Dent, es el que mas sufre y el que mas loco acaba. Los giros de guión son continuos, como corresponde a un Joker desatado.

 

Ha pasado algo desapercibido en lá crítica el intento que hace Batman de vigilar absolutamente toda la vida de los residentes en Gotham. Esa línea argumental ha dado unos excelentes resultados en el comic y estoy seguro de que Nolan piensa tirar por ahí en las próximas entregas. Entregas que no van a llegar al nivel que nos ha mostrado esta, pero seguro que serán películas muy dignas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: