Archive for the ‘Educación’ category

De Programaciones, Pruebas de Diagnóstico y otras cosas aburridas que hacemos los profes

noviembre 3, 2007

Sigo queriendo dejar mal a los agoreros que pronosticaron que no me comería el turrón en este blog. También quiero tranquilizar a alguna gente que dicen estar algo preocupados por mi al verme mas serio de la cuenta. Llevo unas semanas sin escribir en el blog por una razón de lo más socorrida pero real como la vida misma. No tengo tiempo. Por lo menos, no lo he tenido.  Si, la vida de un profe de instituto es tan estresante (al menos en estas fechas) como para eso. La vida de un profesor de instituto que se la quiera hacer estresante. Y además, si tienes el problema que tengo yo, la situación se complica. Y es que no se decir que no. En una semana normal, puedo involucrarme como mínimo en dos proyectos, historias o paranoias mentales propias mas. Se que tengo que resolver esto pero con la edad que tengo ya…

Además, en este centro las cosas son muy raras. Yo estaba acostumbrado a que el jefe de departamento copiaba la programación del año anterior, le añadía y le cambiaba lo que fuera menester y, para adelante. Aquí creo que nos estamos complicando la vida de mas. Será porque yo siempre he entendido eso de la programación como un documento puramente teórico que luego tenía poca realización práctica (algo asi como “la programación pondra lo que sea, pero en mi clase mando yo”)   y aquí, con el cambio de legislación y tal pretenden ir de otro rollo. No se, el caso es que me falta un poquito para terminar de programar mis cursos, pero ya está encarrilado.

Por otro lado, estas dos semanas se han hecho las “Pruebas de Evaluación de Diagnóstico”. Para los legos, unas pruebas que hace la Junta en todos los centros, a todos los alumnos de 3º de ESO en Lengua y Matemáticas, para ver como van los niveles básicos. Yo no se el dineral que habrán gastado en cuadernillos, fotocopias, etc. para luego proponer unas pruebas que no sirven para ver nada, incorregibles  y que solo sirven para perder el tiempo de alumnos y, sobre todo, profesorado. Pero, bueno, también están corregidas ya.

Finalmente, y para terminar de justificar mi ausencia (que tampoco se si le interesa a alguien) estoy estudiando las oposiciones de manera algo más sistemática de lo que es habitual en mi. Por lo demás, bastante bien. Ya tengo internet en mi casa de Belmez, con lo cual el Lphant (una especie de Emule) funciona a plenísimo rendimiento. Con los compañeros, ya se ha hecho alguna salida y se prepara una noche en el instituto jugando a la Play (concretamente, al juego este del Singstar, especie de karaoke con el que ya hice furor en Ugíjar). Los niños, bastante bien. Ya los tengo calados y ellos a mi, y la cosa va bastante como la seda (bastará decir esto para que se tuerza). Y espero a partir de esta semana actualizar el blog con algo de asiduidad. Un saludito.

Anuncios

De cambios de vida, de adioses, despedidas…

septiembre 9, 2007

Pues llegó el momento. Notarán ustedes (si alguno lee el blog con asiduidad) que he estado una semana o algo mas sin contar nada. El lunes me fui a Granada para asistir a la primera fase del Eurobasket que se celebra en nuestro pais. Pero no es de eso de lo que quiero hablar. Saben ustedes que soy profesor de lengua, y que durante los dos últimos años he estado destinado en Ugíjar, pueblo de las Alpujarras granadinas (mu lejos, mu lejos de mi casa). El pasado viernes salieron los destinos definitivos de este año, y ante mi sorpresa me han dado Belmez (un pueblo de Córdoba mu cerca, mu cerca de mi casa) Las sensaciones son muy encontradas.

Por un lado, Belmez, no solo por su relativa cercanía a Córdoba (me permite ir y venir todos los días, y cuanto menos estar todos los fines de semana aqui), es un pueblo que justamente se encuentra al lado del pueblo de mi familia y eso me va a permitir jugar un poco con días que apetezca quedarme, días que esté cansado… Además parece un centro pequeño y esos son los que prefiero. Sin embargo…

La estancia en Ugíjar ha sido, en gran parte, inolvidable. Creo que recordaré toda mi vida la llegada a aquel pueblo. Primero, la estancia en delegación por la mañana y la sonrisilla irónica del funcionario cuando le pregunte si el pueblo estaba muy lejos. Después, el viaje infernal a traves de las sierras de Granada, con subidas, bajadas, curvas… Cuatro horas que no exagero si dijo que fueron de las peores de mi vida. La llegada al día siguiente a un instituto que parecía cualquier cosa menos un instituto. La entrada a 2ºB con aquel niño que no dejaba de moverse (luego me entere de que era hiperactivo). La llegada a mi tutoria de 4º con los niños en un lado y las niñas en otro (para que se me ocurriría decirles que se mezclaran). Después los compañeros, las comidas fuera, la primera noche que sali y me encontre el bar donde desayunabamos convertido casi en discoteca (fue la primera de muchas noches), el viaje por el pueblo en maletero a 120, las invasiones nocturnas… El primer año fue tan increible que a veces daba la sensación de que era un niño jugando a ser profe (aunque, ojo, cumplía como el que mas)

El segundo fue distinto. En el mismo instituto pero con un cambio de rol importante y viendo la cara oscura de la educación y la sociedad. Sin embargo, una nueva remesa de compañeros estupendos (mas los que quedabamos) hizo que los problemas en el instituto (que fueron muchos) quedaran relegados a un segundo plano.

Se que me va a costar. Que el martes entraré en el nuevo centro, que miraré a mi alrededor y que no veré a gente que no eran compañeros, ni casi amigos, eran y son familia. Que entraré a la primera clase y no veré a alumnos que te buscaban para pedirte opinion sobre cualquier cosa o que te visitaban porque sabian que me quedaba muchos fines de semana allí solo. Tambien se que me adaptaré rapido porque siempre lo hago a las nuevas situaciones. Pero Ugíjar y el Ulyssea y su gente se quedan en mi vida y espero que no me dejen nunca salir de ella.