Archivo para octubre 2007

De musicales, horarios, brujas malas y Telefónica

octubre 1, 2007

Aunque haya por ahí agoreros que piensan que este blog ha muerto por mi conocida tendencia a dejar las cosas a la mitad, la verdadera razón de la falta de posts es bastante mas prosaica. No se por que extraña razón, el ADSL de mi casa no va y parece que le queda. La razón es que mis padres pretendían instalar eso de Imagenio y el instalador al ver que mi ordenador iba con Linux (Kubuntu, concretamente) y en otra partición con Windows Vista huyo asustado, dejandome aquello malamente. El ordenador ya está arreglado (tras un formateo) pero el ADSL depende de ellos. Por otro lado, pretendía tener Internet en Belmez a traves de un modem USB pero resulta que aquí la cobertura 3G no ha llegado. En fin, que estoy algo aislado.

Prometí hablar sobre Wicked, la novela de Gregory Maguire que reformula el mito del mago de Oz.  Y la verdad es que esa reformulación prometía mas de lo que acaba dando.  Se trata de una novela más difícil de leer  de lo que parece, con capas excesivamente profundas para una novela de género y con un referente tan claro como el libro original de Baum. La novela pretende ser una reflexión sobre la naturaleza del mal. A grandes rasgos, las dos malvadas brujas son rivales políticas del gobernador absoluto de Oz y Dorothy no deja de ser un peon en manos del mago. Sin embargo, muchos elementos se dejan sin explicación (la naturaleza de los acompañantes de Dorothy, el color verde de la bruja…) En fin, que es una novela bien escrita pero, a mi modo de ver, fallida. Parece ser que hay un exitoso musical en Broadway. En fin…

Y hablando de musicales, la semana pasada vi la única película por el momento capaz de superar a Ratatouille como campeona absoluta en el cine de este año. Me estoy refiriendo a Hairspray, la maravillosa película de Adam Shankman, remake de aquel transgresor musical de John Waters. Shankman ya fue el responsable de aquel capítulo musical de Buffy Cazavampiros. Y aquí se supera con una dirección de actores sensacional y una coreografía al nivel de esos actores. ¿Los defectos? Los típicos de todo musical. Algún bajón de ritmo y algún defecto de montaje. Por lo demás, es una película para ver, volver a ver y volver a ver. Ahora me encuentro en plena busqueda de la versión de Waters y de alguna grabación del musical de Broadway. Y el “Good Morning, Baltimore” que no se me va de la mente.

Además, he visto alguna otra película: Salir Pitando (por favor, no vayan a verla); Os declaro marido y marido (una comedia divertida con su puntito gamberro y dedicada a los fans de Adam Sandler) y Disturbia, con la estrella del futuro, Shia Labeouf y que nos presenta a un villano magnifico, David Morse y a una chica guapísima, Sarah Roehmer. Película que empieza como drama social, sigue como peli de adolescentes tipo Goonies y en sus últimos 20 minutos da auténtico terror. Interesante.

En el instituto bien. Acoplándome poco a poco a una forma de trabajar muy diferente y con un problema de horarios (me paso en una hora) que no se si es muy legal, pero, tampoco vamos a quejarnos demasiado. Así que el post de hoy hasta aquí. Intentaré por lo menos hacer un post ecléctico de este tipo mientras sigo “desinternetizado” para quitarles el mono de mis palabras. Un saludito.