No hay mas que decir: Studio 60 on the Sunset Strip

El otro día, cuando hablaba de series de TV, hablaba de algunos de los grandes creadores de la televisión americana en nuestros días. Un lugar merecido en ese olimpo es para Aaron Sorkin, creador entre otras cosas, de la mejor aproximación que se ha hecho al mundo de la política. Me refiero a El Ala Oeste de la Casa Blanca, maltratada en sus emisiones por estos lares, pero cuyas seis temporadas son de obligada visión. Wing West, como se la conoce en EEUU fue emitida por la NBC (una de las majors). Por lo tanto, el siguiente proyecto de Sorkin, Studio 60 on the Sunset Strip, fue contratado también por esta cadena, a pesar de los cantos de sirena de la HBO. (televisión por cable donde se han emitido Los Soprano o Roma y que es una garantía de cuidado de la calidad) La primera temporada acabó de emitirse el 28 de junio y los responsables de la NBC ya han comunicado que no renueva. Los índices de audiencia acabaron con ella, a pesar de ser una obra maestra.

¿Que es Studio 60? Es muchas cosas. En primer lugar, es una mirada a la tele por dentro. El leit motiv de la serie es un show de televisión titulado de esa manera: Studio 60 on the Sunset Strip, que lleva 25 años emitiéndose de manera ininterrumpida. Es un programa de sketchs de humor con música en directo, invitados especiales. Algo así como el popular Saturday Night Live. La noche del estreno de la temporada y tras una fuerte discusión sobre la emisión de un sketch, el productor ejecutivo Wes Mendell explota delante de las camaras y hace un discurso sobre la corrupcíon, la autocensura, etc. Para sustituirle, la nueva presidenta de la cadena, Jordan McDeere (la bellísima Amanda Peet) contrata al prestigioso guionista, Matt Albie (Matthew Perry) y al realizador Danny Tripp (Bradley Whitford) que tuvieron que salir cinco años antes del programa por algo que no sabremos hasta el último capítulo.

A partir de ahí, nos encontramos con 22 capítulos de pura obra maestra con un ritmo endiablado para darnos la sensación de lucha contra el tiempo que tienen los productores cada semana para sacar un show digno, la lucha contra las audiencias, los problemas que surgen, a veces absurdos. Por poner un pero, la relación tormentosa en los 22 capítulos entre Albie y la estrella del programa, Harriet Hayes (la no menos bella Sarah Paulson) que es algo rocambolesca, aunque al final también encaje en el puzzle que monta Sorkin.

Cuando la serie acaba, la sensación de vacio es total con la imagen de Tripp en el estudio vacio. Sospecho que no solo las audiencias acabaron con ella, sino también las continuas referencias y críticas a situaciones, programas, gente real… Pero insisto, es una maravilla en diálogos, en interpretaciones, en ritmos. Y una compra segura cuando salga en DVD.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Series, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: